Estás en: > > Entrevista a Tomás Navarro, psicólogo experto en la gestión de las emociones

Entrevista a Tomás Navarro, psicólogo experto en la gestión de las emociones

Tomás Navarro

Tomás Navarro

En el BUO de este trimestre entrevistamos a Tomás Navarro,  psicólogo experto en la gestión de las emociones especialista en lidiar con personas y entornos tóxicos y  autor de los libros Fortaleza emocional (Editorial Planeta/Zenith, 2015) y Kintsukuroi’ (Zenith, 2016).

Durante esta entrevista Tomás nos ayudará a detectar personas y situaciones que pueden resultar tóxicas en nuestro lugar de trabajo así cómo afrontarlas para incrementar nuestro bienestar en el trabajo.

1.     -¿Qué es realmente una persona tóxica en el trabajo?

 

Una persona tóxica es una persona a la que no le importa tu sufrimiento, por lo que no dejaras de ser un mero instrumento para ella. Dado que en el trabajo existe una lucha por mantener un privilegio, unos recursos, un estatus o un puesto de trabajo, una persona tóxica te utilizará, más o menos evidente o sofisticadamente, para conseguir sus propios objetivos y necesidades, sean profesionales o personales.

 

2.     -¿Cómo sé que estoy ante una persona tóxica?

 

Es difícil. Bueno vamos por partes. Ver a una persona tóxica poco ducha es fácil; el problema son las personas tóxicas hábiles y sofisticadas ya que suelen pasar desapercibidas. Suelen utilizar tres disfraces. El más habitual en el trabajo es el de salvador del mundo y solucionador de problemas, problemas, que en muchos casos son inexistentes o incluso los ha creado ella misma para poder anotarse un tanto. Otro de los disfraces que suelen utilizar es el de buena persona. ¿Quién va a desconfiar de una buena persona? Desconfía de aquella persona que se presente como buena persona o como víctima, aquí tenemos el tercer de los disfraces. Una pobrecita víctima es un personaje ideal para abrir tu corazoncito y apelar a tu afabilidad debilitando todas tus defensas y cortafuegos. No lo olvides, si se les viera venir a la milla, jamás conseguirían su objetivo, así que su prioridad es ganarse tu confianza o admiración.

 

3.     -¿Qué comportamientos en el trabajo pueden ser calificados como tóxicos?

 

Todo aquel en el que se priorice el interés particular por encima del grupal y empresarial. No podemos olvidar que cuando trabajamos estamos realizando una transacción comercial en la que prestamos nuestros servicios a cambio de una compensación económica. En el momento en el que estamos incumpliendo ese contrato, más o menos evidentemente, estamos actuando de manera tóxica, imponiendo nuestras necesidades y relegando las de la empresa, accionistas, clientes, proveedores y compañeros.

 

4.     -¿Qué nos hace sentir este tipo de personas en el trabajo?

 

Las principales monedas de cambio utilizadas son la inseguridad, la vergüenza, la culpa o la admiración. Éstas deben ser las señales que denla alarma.

 

5.     -¿Cómo actuar ante una persona tóxica en el trabajo? ¿Cómo desactivarla?

 

Para una persona no tóxica es muy difícil por no decir imposible hacerlo. La estrategia de elección siempre es poner distancia, si puede ser física sería ideal, si no es posible, por lo menos que sea psicológica. Yo personalmente, cambié de trabajo por una persona tóxica, no fue fácil, pero tampoco tan complicado, pero lo que sí que resultó ser es muy beneficioso para mi salud mental y física.

 

Con las personas tóxicas hay varios problemas. El primero es que suelen ser toleradas por alguna figura de poder, de no ser así, de qué iban a campar impunemente a sus anchas. Esa complicidad y tolerancia les proporciona fuerza. En cualquier caso, el silencio ante una situación tóxica es complicidad y aquí tenemos todos una responsabilidad compartida. La mejor opción es la evidenciar el comportamiento tóxico e intentar marcar un límite, un marco de relación que contenta o mitigue las consecuencias de la persona tóxica.

 

6.     ¿Qué les lleva a las personas a tener un comportamiento tóxico?

 

Existen motivaciones muy variadas como por ejemplo el resentimiento, la amargura, el dolor o la frustración. Pero también hay personas que desean sentirse superiores e incluso las hay que simplemente disfrutan con el sufrimiento ajeno. En cualquier caso, sea la que sea la motivación, lo que comparten las personas tóxicas es una insensibilidad hacia lo que siente el otro y una hipersensibilidad hacia lo que sienten ellos. A veces oigo que dicen que una persona tóxica no se da cuenta, pero en realidad, si le hicieras a ella lo que te está haciendo a ti, podrías comprobar como no solo se da cuenta, sino que además se queja y reacciona de manera agresiva.

 

7.     -¿Qué aprendizaje nos queda al afrontar este tipo de situaciones?

 

Yo soy un poco radical con el tema de las personas tóxicas… Para acabar sufriendo, lo mejor es poner tierra de por medio. Ahora bien, si no nos han machacado demasiado y no han conseguido que perdamos la perspectiva, la autoestima y la salud, el mejor aprendizaje es el que le podemos dar a nuestros hijos para que no repitan nuestra experiencia. No necesitamos ser amigos de todo el mundo. Tenemos que ser cordiales y respetuosos por encima de todo, pero no podemos tolerar cualquier cosa, como víctimas o como testigos. Y finalmente, una lección muy importante: que tengas conflictos no significa que seas una persona conflictiva, ya que muchas personas tóxicas utilizan el conflicto para conseguir sus objetivos.

 

8.     ¿Hay empresas tóxicas?¿Cuáles son sus características? Alguna recomendación para promover prácticas laborales que acaben con la toxicidad en la empresa

 

Sin duda. La cultura de empresa y la filosofía de la misma caé en cadena, así que una posición tóxica genera toxicidad en todas las personas que dependen de él. Es más fácil que se de esta casuística en empresas familiares o pequeñas; pero en grandes multinacionales, podemos encontrarnos con departamentos enteros o sucursales plenamente inmersas en dinámicas tóxicas.

 

Cambiar esa dinámica tóxica no es fácil y requiere de un cambio cultural de varias generaciones que implique a todo el personal de la empresa. Pero no lo olvidemos, la persona tóxica, lo primero que hace, es hacerse indispensable o apalancarse en el poder. Hace falta tomar decisiones muy valientes. Recuerdo una empresa en la que el Director comercial era tremendamente tóxico.  Costó prácticamente un año realizar un cambio. A día de hoy, varios años después, cada vez que me ven me comentan que cómo podían haber estado tanto tiempo con unas dinámicas tan tóxicas.

 

Eso sí, hay que ser diligente ya que la toxicidad se contagia rápidamente. La frustración es el paso previo a la ira y a la venganza, dinámicas que se prodigan en las personas que sufren del trato tóxico tolerado por las posiciones de poder.

 

9.     Aparte de personas tóxicas ¿Puede haber otro tipo de situaciones tóxicas en el trabajo desde el punto de vista emocional, cómo cuáles?

Algún día seremos conscientes de que no se trabaja mejor ni estresado, ni con miedo, ni con prisas, ni condicionados. La mejor manera de trabajar es promoviendo el liderazgo basado en el respeto hacia las personas, hacia lo que piensan, hacen y sienten. Olvídate de buscar talento. Para qué quieres talento si luego lo ignoras o lo maltratas. Trata a las personas como a personas y éstas darán lo mejor de sí mismas. La mayor parte de los trabajadores están sobradamente preparados para hacer su trabajo, pero si la motivación no existe o está machacada, de nada nos servirá un trabajador formado.

 

10.  -¿En qué otros ámbitos se pueden encontrar personas tóxicas?

 

Ese jefe tóxico que sufres a diario, cuando sale de trabajar va a jugar a Padel, pasa por el super y llega a casa a cenar con su esposa e hijos, los fines de semana visita a sus padres y hermanos, una vez al mes tiene una reunión de vecinos y una al trimestre en el colegio de los niños. Ese jefe tóxico, posiblemente, siga siendo tóxico o realizando acciones tóxicas a lo largo de los diferentes contextos en los que se encuentre.

 

11.  ¿Y qué podemos hacer si después de leer esta entrevista nos damos cuenta que somos nosotros los que tenemos un comportamiento tóxico?

 

Celebrarlo! Sin duda! No hay que confundir un enfado puntual con ser una persona tóxica, pero si crees que has estado realizando conductas tóxicas y has tenido el valor de reconocerlo tienes todos mis respetos y reconocimiento.

 

Dejar de ser tóxico es algo muy fácil, basta con tratar de imaginarse si lo tolerarías que te trataran como tú estás tratando a la gente que tienes cerca.

 

Antes de terminar queremos agradecer tu amabilidad por colaborar con nosotros y  preguntarte si quieres añadir algo más y que nos des algún consejo para salir airoso de este tipo de situaciones y lidiar con estos comportamientos.

 

Mi mejor consejo es que seas capaz de analizar y describir a una persona de la misma manera que lo haces con un coche o un teléfono. Empieza a llamar las cosas por su nombre sin mezclar el deseo o el miedo con la realidad y así podrás hacer algo al respecto. Asume que hay diferentes personas con diferentes personalidades y diferentes motivaciones y que pueden comportarse de manera muy diferente a la tuya.

Fecha de actualización: 1 de Marzo de 2018

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadística y para mejorar su navegación. Más información

Aceptar / Acceptar