Estás en: > > Entrevista:Antonia Sajardo nos habla de las ventajas de practicar Mindfulness en los ámbitos de la empresa y la educación

Entrevista:Antonia Sajardo nos habla de las ventajas de practicar Mindfulness en los ámbitos de la empresa y la educación

Antonia Sajardo

Antonia Sajardo

Antonia Sajardo Moreno, Instructora de MBSR (Mindfulness-Bases Stress Reduction), nos da algunas nociones básicas  sobre la Meditación o Mindfulness y los beneficios que tiene en el mundo de la empresa y la educación. Antonia  Sajardo también es Profesora Titular de Universidad del  Departamento de Economía Aplicada de la Facultad de Derecho de la Universitat de València e Investigadora senior en el Instituto Universitario de Políticas de Bienestar Social, POLIBIENESTAR.

 1.       ¿Qué es el Mindfulness?

 

El vocablo anglosajón mindfulness ha sido traducido al castellano como “atención plena” o “conciencia plena” en el momento presente.  La técnica de mindfulness se basa en el uso terapéutico de la autoobservación, y conduce a la autorregulación de nuestra atención, con la intención de mantenerla centrada en la experiencia inmediata.

 

Jon Kabat-Zinn, referente mundial por haber introducido esta práctica en el mundo occidental hace más de 30 años, entiende que mindfulness significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad, aceptación y sin juzgar.

 

La práctica de mindfulness es estudiada científicamente, aplicada y reconocida como una manera efectiva de reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés, de aumentar la autoconciencia,  la mejora del bienestar general y de propiciar felicidad. Se trata de una manera de tomar conciencia de nuestra realidad, permitiéndonos la oportunidad de trabajar de forma consciente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida y en general con los desafíos que supone nuestra vida actual multiesfera,  multiconectada y multicentro.

 

Frente a una vida vivida en “piloto automático” en la que no ponemos atención al presente, dado que nos encontramos más preocupados por lo que ocurrió (pasado) o por lo que aun no ha ocurrido (futuro), y que nos conduce al descuido, al olvido, al aislamiento, y a las reacciones automáticas y/o desadaptativas, mindfulness nos otorga la oportunidad de vivir plenamente conscientes de de nuestras acciones, de nuestra experiencia… de nuestra vida en el aquí y en el ahora.

 

Aunque la praxis de mindfuless ha sido recientemente integrada en el ámbito de la empresa, la medicina, la psicología y el mundo educativo, se trata de una práctica muy antigua que se originó hace más de 2500 años y constituye la esencia fundamental de la meditación Budista.

 2.       ¿Cuándo y cómo entró el Mindfulness en tu vida?

Digamos que mindfulness entró en mi vida como fruto de mi propia evolución personal. He de decir que soy una persona profundamente espiritual, que desde bien pequeña he necesitado momentos de soledad, de interiorización conmigo misma. Momentos que se fueron convirtiendo en algo constante e ineludible en mí avanzar por la vida. Y es que siempre he considerado que somos más que aquello que expresamos, que aquello que se observa a simple vista, con los ojos,  lo cual es la mínima parte del iceberg que tenemos sumergido en nuestro fondo, y que determina nuestras acciones e interacciones con nosotros mismos y con  los demás, y de lo cual depende, a la postre, nuestra vida, nuestra felicidad. De ello me iba dando cuenta en esos momentos de introspección, de estar en ese momento presente conmigo misma, de manera que creo que desde mi infancia practicaba meditación, practicaba mindfulness.

Bajo este substrato emana mi siempre presente vocación especial por el ser humano, por el cómo éste se relaciona positivamente consigo mismo y con el resto, por cómo crear ambientes laborales, sociales, educativos motivadores, generadores de sinergias, pro-activos, productivos, y enriquecedores, pero sobretodo generadores de valor social, donde cada uno aporte desde su ser para y por los demás. Y es así como tras mi formación en economía, me doctoré en Economía Social, aquella esfera de actuación económica cuyo eje central lo conforma el ser humano, desde principios como la colaboración, la democracia, la ayuda mutua y la solidaridad.

Posteriormente pasé a centrar mi atención en la manera en que los principales actores económicos, las empresas, y los colectivos que las integran, y de manera especial, los directivos y líderes, dirigían, motivaban y lideraban de manera transformadora e inspirada, considerando necesaria una formación como coach profesional ejecutivo. Y sí fue. Observé de primera mano que por muchas herramientas y modelos de gestión novedosos o incluso rompedores que se utilizasen, el resultado podría no ser el mejor, ni siquiera el más óptimo, y no hablo sólo desde una perspectiva económica, sino también humana y social, puesto que el responsable último de todo resultado, a todos los niveles, era el individuo, el ser humano, actor en todas y cada una de las esferas de acción. Si ese individuo no se halla en su centro, conectado aquí y ahora con su propia realidad y con su entorno más allá de él mismo, nada se logra, nada se avanza, volviéndose a perpetuar modelos económicos, sociales y humanos que lo degluten.

Así las cosas,  un paso adicional fue el estudio de ese individuo actor de su propia vida, no mero espectador de la misma. Ese actor que sólo podrá representar su obra más magistral a la perfección,  si se halla centrado, inspirado en el momento presente. Que gestiona positivamente su ritmo frenético de vida, sus pensamientos, sus emociones, que es compasivo y autocompasivo, que valora lo importante… que es feliz, y que transmite esa felicidad, a modo de lluvia fina pero persistente, allá donde se halle, allá donde vaya. Así comencé a interesarme por el estudio científico de la práctica del mindfulness, y sus extraordinarios resultados y aplicaciones.

 3.       En los últimos tiempos se está hablando mucho de las ventajas de practicar la meditación o el Mindfulness en el ámbito de la empresa y en el educativo, ¿a qué crees que se debe esta tendencia?

 

Creo profundamente que el ser humano y la sociedad en la que actualmente se halla inmerso, reclama desde distintos ámbitos, y de diferentes maneras, otras nuevas formas de interacción con  uno mismo y con el resto, bajo un sustrato común: el propio individuo actor de su vida, para y con los demás en una búsqueda consciente por la felicidad. Y no hablo de una felicidad hueca o cortoplacista, sino de corte existencialista y transcendente, eso sí en el momento presente.

 

La reconsideración de la centralidad de la persona en el propio sistema social, económico, cultural, educativo…lleva a explorar y valorizar metodologías, posturas, prácticas existentes pero relegadas, olvidadas o no adecuadamente valorizadas, pero que conforman una sólida evidencia de eficacia y eficiencia para la gestión adecuada de nuestras entornos laborales y educativos.

 

En las facultades y escuelas de empresa existe un sólido conocimiento sobre qué es lo importante y cómo conseguirlo, desde una perspectiva económica-utilitarista con procesos cada vez más refinados y adaptados a la cambiante realidad socio-económica, pero siempre ha existido un punto ciego: la consideración de la persona como actora de todo proceso.

 

Sin embargo el estado interno de la persona es crucial y determinante del resultado de sus procesos cognitivos, emocionales y comportamentales.  Desde dónde se estudia, desde donde se aprenden conocimientos, habilidades o destrezas, desde donde se lidera, desde dónde se toman decisiones, se viene poco a poco apostando por  reenfocar los antiguos modelos y paradigmas que han sido efectivos durante años, para dar a luz nuevas formas de abordar los retos del presente, temas fundamentales que se analizan y experimentan en primera persona en las intervenciones basadas en mindfulness.

 

 4.       ¿Cómo puede beneficiar el Mindfulness en el ámbito educativo?

 

La práctica del mindfulness  permite estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora, que son especialmente valorables en el ámbito educativo. Se trata éste de un entorno en el que se generan múltiples situaciones de estrés a los profesores, y evidentemente a los alumnos.  Mindfulness desactiva la reacción automática del estrés, aprendiendo a manejar las situaciones que lo propician, a tomar decisiones conscientes y claras, a resolver conflictos, a mantener el equilibrio y el foco mental, a crear entornos saludables y a tener un clima de calma y estabilidad.

De ello se hizo eco un estudio de la Universidad de Santa Bárbara realizado en 2010, el cual evidenció que el cultivo de la atención plena es una técnica eficaz y eficiente para mejorar las funciones cognitivas, y por lo tanto el rendimiento académico. Asimismo se ha demostrado que aumenta la capacidad de perspectiva, permitiendo analizar de manera más objetiva y eficaz los problemas, puesto que  ayuda a conquistar los “puntos ciegos” comunes que pueden amplificar o disminuir los propios defectos más allá de la realidad (Psychological Science, 2012).  Igualmente se ha observado que contribuye a la autorregulación de la conducta y la generación de estados emocionales positivos (Brown & Ryan, 2013). Y a la postre se ha constatado que el midfulness aumenta la el nivel de felicidad (Ricard, 2015), y por lo tanto es propiciador de ambientes educativos felices. Lo cual no es nada, nada desdeñable, si apostamos por lograr sociedades plenas y felices.

 5.       ¿Qué beneficios tiene en nuestra vida profesional y  personal?

 

Son múltiples los beneficios de la práctica del minfulness en los ámbitos profesionales y empresariales. Así, se ha constatado el aumento de la capacidad de manejar situaciones estresantes, la potenciación de la inteligencia emocional, la disminución del burnout y el aumento de la resilencia emocional. Todo ello reduce el número de bajas y absentismo, creando  y sosteniendo hábitos de trabajo saludables.

 

Permite Mantener el equilibrio y el foco mental sostenido en ambientes desafiantes. Reduce intencionalmente las reacciones automáticas, haciendo elecciones conscientes en respuesta a los desafíos laborales. Ayuda a involucrarse en grupos de  trabajo mediante un liderazgo  auténtico y genuino. Y es que mindfulness nos enseña a  escuchar con más atención y a comunicarnos con mayor claridad. Pero asimismo la práctica del mindfulness potencia habilidades como la empatía, la comunicación y la generación de confianza, lo cual contribuye a mejorar el liderazgo personal y la seguridad en uno mismo.

 

Junto a ello mindfulness incrementa la capacidad creativa e innovadora, acceder a un mayor nivel de calma y estabilidad, al hallarse más focalizado y concentrado en las metas.  Ello también favorece la mayor claridad mental para tomar mejores decisiones, gestionar los cambios con efectividad, y una mayor creatividad  en la resolución de conflictos.

 

Nada irrelevante es el hecho de que el cultivo del mindfulness permite reducir las distracciones y aumenta la productividad del trabajador. En este sentido en un estudio realizado por The Wall Street Journal  en el pasado 2015 se observó que como media un trabajador es interrumpido o se auto interrumpe cada tres minutos a lo largo de su jornada, visita Facebook 21 veces y revisa su e-mail personal 74 veces. Pueden imaginarse el potencial de mindfulness en este sentido.

Por todo lo anterior puede explicitarse, tal y como muy recientemente ha afirmado Arianna Huffington, el uso de la metodología mindfunlness en las empresas mejora la cuenta de resultados.

 

En el contexto de la vida personal mindfulness nos ayuda a observar pensamientos y sensaciones desagradables tal cual son, a ser conscientes de aquello que se está evitando. Permite generar una mejor conexión con uno mismo, de la conciencia de si mismo, con los demás y con el mundo que nos rodea. Facilita  una mayor conciencia de los juicios, y una menor reacción frente a experiencias desagradables puesto que a través de su práctica se da una menor identificación con nuestros propios pensamientos (no soy lo que pienso). Asimismo practicar mindfulness apoya el reconocimiento del cambio constante, permanente en nosotros mismos (pensamientos, emociones y sensaciones que vienen y van), aportándonos un mayor equilibro y una  menor reactividad emocional, una mayor calma y paz, así como una más férrea aceptación y autocompasión, tan necesaria en la actualidad.  En suma el cultivo del mindfulness nos puede ayudar a vivir plenamente, al realizar todas nuestras actividades de manera consciente, desde comer mejor (solo lo que necesitamos), dormir mejor (propiciando un sueño reparador), o incluso a percibir mejor el mundo de sensaciones que nos rodea, como por ejemplo la música, que con esta práctica, suena mejor.

 6.       ¿Cómo ayuda el Mindfulness a combatir el estrés?

Una de las aplicaciones más extendidas  y reconocidas de mindfulness es en la reducción del estrés. El estrés y la ansiedad son tremendamente frecuentes en nuestra vida actual, que nos obliga a vivir y actuar de manera frenética acelerada, siempre a punto frente a una panoplia de frentes abiertos, o por atender, multiconectados, ocupados, preocupados, con miedos a no llegar, a no conseguir, a no alcanzar… El mundo del trabajo, la familia, las relaciones, combinaciones de las anteriores, o incluso nosotros mismos y nuestra manera de gestionar las situaciones generan en nuestras mentes sensaciones de angustia, pavor, desvalidez, saturación…parálisis, que a la postre pueden redundar en enfermedades físicas de variada etiología: cardiovasculares, respiratorios, musculares, endocrinos, inmunitarios, dermatológicos, o sexuales, cuya relación con el estrés ha sido sólidamente constatada a nivel científico-académico.

Mindfulness resulta ser una valiosa arma anti-estrés dado que nos ayuda a permanecer en contacto con todas las preocupaciones y causas que lo generan para que no resulten paralizantes. Nos enseña a vivir con estrés de un modo amable, que no nos genera sufrimiento y miedo, o por lo menos no tanto. Y es que aunque no siempre es factible controlar o reducir los factores estresantes, sí es posible hacerles frente de manera diferente. La clave está en el mindfulness, el cual nos permite explorar atentamente lo que puede estar determinando la manera en que nos enfrentamos a los retos que la vida nos depara, y a diferenciar claramente lo que funciona y lo que no. Mindfulness puede ayudarnos a considerar las emociones y los pensamientos incluidos aquellos desagradables, no tanto como hechos, si no como puros eventos fruto de nuestra mente, de nuestro yo egoico. Mindlfulness puede ayudarnos a darnos cuenta de los contenidos que afloran a nuestras mentes sin identificarnos con ellos, cobrando simplemente conciencia de cómo aparecen y como acaban extinguiéndose. Mindfulness desactiva nuestra mente caviladora, permitiéndonos tomar una conciencia imparcial de nuestras pautas de pensamiento, situándonos un paso atrás para alcanzar una mayor comprensión del funcionamiento interno de nuestra mente. De esta manera dejamos de estar atrapados en el llamado “piloto automático” de la mente, y poder comenzar a trabajar mejor con ella. En suma puede entenderse que la práctica de mindfulness gestiona positivamente las situaciones de estrés.

7.       Ya has hecho dos cursos sobre Mindfulness y empresa en el Centro de Gandía de la Fundación General de la Universitat de València ¿Cómo se te ocurrió llevar el Mindfulness a la Universidad?

Creo que siempre resulta ineludible, a la par que muy positivo, como ser humano integrante de la unidad que conformamos todos, dar a conocer al resto todo aquello que puede ser de gran ayuda. Cualquier ámbito resulta propicio para generar ese substrato de conocimiento a modo de  “lluvia fina” sobre la que se asientan los avances sociales y económicos, máxime en mi caso que soy profesora de la Universidad de Valencia.

Los cursos de verano de la Universidad de Gandía cuentan con una amplia difusión, a la par que acopian alumnos de diferentes procedencias, ámbitos o adscripciones. Son una extraordinaria oportunidad para transmitir todos aquellos conocimientos, habilidades y prácticas que venimos estudiando y consolidando científica y académicamente desde la Universidad. A la par, y tratándose de un curso de mindfulness impartido en la antesala de las vacaciones estivales,  los alumnos matriculados están especialmente motivados y proclives para un buen acopio de información, que será procesada en el contexto vacacional, y, creo honestamente, interiorizada a partir del nuevo inicio laboral, de curso, etc, para afrontarlos de otra manera, de la manera “mind”.

No obstante, este curso de mindfulness no es el único que desde el Instituto Universitario de Políticas de Bienestar Social, Polibienestar, impartimos u ofrecemos. Así, de cara al próximo curso académico, y a través de ADEIT, Fundación Empresa-Universidad de Valencia, se tiene prevista la realización de un curso monográfico sobre el mindfulness en el contexto empresarial y el liderazgo, donde se profundice en el conocimiento y la práctica de esta técnica. Junto a ello, tenemos planteada la posibilidad de llevarlo al ámbito educativo, sanitario y social a través de un pull de variadas intervenciones, de las cuales, en tiempo y forma iremos informando.

8.       ¿Qué le dirías a alguien que nunca ha hecho Mindfulness?

Que debería aprovechar este regalo inmenso que se abre ante sus ojos, ante su espíritu, un regalo que siempre ha estado ahí, dentro de nosotros mismos y que ahora tenemos oportunidad de descubrir, puesto que nuestra manera de vivir, siempre hacia afuera, ha ido atorando, incluso perdiendo u olvidando. Practicar mindfulness es darse una oportunidad para vivir plenamente, conscientemente, para ser el propio actor de su propia vida, no un mero espectador de la misma, en el único lapso temporal que existe, el presente. Una vida que se desarrolla, queramos o no, en este preciso momento, en este instante, en el aquí y en el ahora, puesto que el pasado se fue y el futuro es una pura entelequia. En este preciso momento, saboreando, degustando, creando, ilusionándose con “mente de principiante”, con la avidez del que comienza a conocer, a saber, a vivir…como por primera vez.

9.       ¿Qué le dirías a una empresa que se está planteando hacer un curso de Mindfulness para sus empleados? ¿Puedes ponernos ejemplos de empresas que hacen este tipo de formación entre sus trabajadores?

Que será una de las mejores inversiones que pueda realizar, y eso sólo considerando una perspectiva utilitarista de mindfulness, puesto que de los beneficios derivados de su práctica se genera una mayor productividad para la propia empresa, y por ende para la propia cuenta de resultados. Las empresas sean capaces de afrontar los desafíos de una realidad social y económica cambiante, desde una mente calmada, inspirada en el diálogo y el aprendizaje colectivo obtendrán ventajas competitivas frente al resto.

La práctica de mindfulness en el contexto empresarial y para el ejercicio del liderazgo permite a calmar la mente a demanda posibilitando a los empleados manejar situaciones de constante estrés, aumentar su nivel de concentración, atención y creatividad, mejoras en la toma de decisiones, mayor calma  en la resolución de conflictos, disminución de las distracciones, crecimiento de la motivación y la conciencia de empresa, incremento de la apreciatividad o capacidad de detectar oportunidades y aprovecharlas, o una mayor capacidad de liderazgo, al influir en otros tras conocer tu interior.

Existen estudios realizados en empresas que han implementado programas de mindfulness a sus empleados que evidencian cómo se genera una disminución del 29% en los síntomas del estrés percibido y un incremento del 26,5% en “actuar con conciencia”, un 13% en la “eficacia personal y profesional”, un 26% en las “habilidades de observación”, un 25% en la “no-reactividad y capacidad de dar respuesta”, y un 22% en el “no actuar basado en los pre-juicios sino en la experiencia”.

Pero además el entrenamiento en mindfulness aumenta la felicidad del practicante, del empleado. En este sentido se viene demostrando, en base a estudios realizados en empresas de más de 1000 empleados, que el aumento de la felicidaden el lugar de trabajo produce una reducción de bajas en  un 19%, un incremento de rendimiento y productividad en un 12%, y que los empleados más felices están un 40% del tiempo más centrados en sus tareas que los menos felices.

Existe una lista incrementalmente creciente de casos de empresas que desarrollan programas de mindfulness para sus empleados, de hecho el 25% de las grandes empresas americanas tiene tales programas. Una de las empresas pioneras de la introducción de mindfulness en el trabajo ha sido la empresa INTEL, la cual, desde el año 2012 viene desarrollando su programa Awake@Intel, donde1.500 empleados han realizado un curso de 19 sesiones. Al finalizar este curso los trabajadores notaron una disminución en los índices de estrés de 2 puntos mientras que su nivel de felicidad había aumentado en 3 puntos. Pero además se observó que estos trabajadores habían mejorado en 2 puntos su claridad mental, creatividad, focalización, calidad de las relaciones en el trabajo, nivel de compromiso con la empresa y una mejor capacidad de trabajo en equipo.

No obstante, es la empresa Google quizá el ejemplo más conocido, en la cual más de 4.000 empleados han pasado por el programa de mindfulness “Search insideyourself”. Google tiene una cultura de alto rendimiento realizando este programa para mejorar el bienestar de los empleados, sino sobre todo porque saben que es un entrenamiento mental para aumentar la productividad, el liderazgo y la creatividad de sus empleados. Chade-MengTan, uno de los ingenieros pioneros de Google demostró cómo trabajando el ´mindfulness´ en sus equipos de trabajo reducían los niveles de estrés incrementando el bienestar y la creatividad.

En General Mills llevan más de 7 años ofreciendo a sus empleados programas basados en mindfulness, con más de 400 empleados entrenados, la eficacia de estos programas se ha comprobado dado que tras realizar el entrenamiento el 83% de las personas dedicaban tiempo cada día para optimizar su productividad personal, frente a un 23% que reportaron antes de realizar el programa; un 82% reportó que dedicaban tiempo diario para eliminar tareas con poco valor productivo, frente a un 32% antes de realizar el programa; un 80% reportó cambios positivos en su capacidad de tomar decisiones, y un 89% de los ejecutivos que realizaron el programa decían haber incrementado su capacidad para escuchar.

En el contexto español puede señalarse el caso de  Heineken España. Los resultados de su programa de mindfulness realizados a 350 empleados, revelan que la mayoría de los empleados (85%-95%) han admitido una mejora notable o sobresaliente de su flexibilidad mental y su capacidad de adaptación a los cambios. El 100% de los participantes que practican alguna técnica de mindfulness valora positivamente la aportación del curso al desempeño de su trabajo. La percepción de utilidad del mindfulness aumenta de forma directamente proporcional al grado de responsabilidad de la categoría profesional (jefes, titulados y oficiales). La mayoría de los empleados destaca la respiración consciente como la práctica a la que recurren con mayor frecuencia. El 91% de los participantes asegura que el curso ha mejorado su vida personal, familiar y extralaboral. La percepción de que el curso ayuda a ser más feliz es del 80% al finalizar el curso y se mantiene en un 69% pasado un período de 6-12 meses. El 79% de los participantes que han seguido practicando mindfulness afirma que el curso les ayuda a ser más felices.

10.   ¿Cómo podemos practicar Meditación o Mindfulness en nuestra vida cotidiana?

 

Desde la primera respiración al despertarnos y abrir los ojos por la mañana, ya podemos practicar mindfulness. Basta con contemplar con absoluta presencia el primer rayo de sol que entra por nuestra ventana, tomar la ducha matinal percibiendo cómo las gotas de agua se deslizan por nuestra espalda, sentir el olor del gel o el champú, degustar nuestros primeros alimentos del día, caminar sin prisas, siendo conscientes del peso de nuestro cuerpo al moverse, detenernos a contemplar el cambio de color de los semáforos, realizar compras observando en ese preciso momento la forma, textura, o color de lo que adquirimos; sentarnos en nuestro despacho enfocados al objeto de nuestro trabajo, y así sucesivamente con todas nuestras actividades hasta llegar a casa tras nuestra jornada, y disfrutar plenamente de nuestros afectos, y luego irse a dormir con un sueño pleno y reparador. Y eso es sólo un ejemplo, puesto que en cualquier esfera, en cualquier ámbito, en todo momento puede ser practicado mindfulness.

 11.   ¿Qué es lo más gratificante de tu experiencia como profesora de Mindfulness?

En fin, la verdad es que disfruto enormemente con mi trabajo, puesto que estoy profundamente convencida de lo que explico, de lo que transmito. Y esto si cabe más en el caso de mindfulness, dado que esta técnica la tengo interiorizada en todas las esferas de mi vida. Sobre esta base, lo más gratificante para mi es comprobar cómo se genera entre los alumnos esa expectativa positiva con los conocimientos impartidos, cómo, no sin cierta sorpresa, se implican y automotivan para su práctica. Cómo van uniendo esos “puntos” que tenían sueltos o deficientemente ensamblados en su devenir vital. Cómo se sorprenden, emocionan, tranquilizan o vitalizan tras las diferentes prácticas que van siendo explicadas. Cómo al concluir el curso dicen… gracias, vocablo tan rico por lo que contiene, y con frecuencia tan difícil de pronunciar. Es realmente gratificante, enriquecedor.

12.   Antonia muchas gracias por compartir tus conocimientos  y tu experiencia con OPAL ¿Te gustaría decir algo más para terminar la entrevista?

 

Gracias por la oportunidad de haber podido transmitir sintéticamente mi experiencia como practicante y formadora en esta técnica de mindfulness, tan útil y beneficiosa para todos, con alta potencialidad de ser aplicada a cualquier ámbito, en cualquier situación, y frente a cualquier circunstancia en que nos hallemos. Una técnica que yo concibo como de alto conocimiento puesto que bajo la misma subyace un objetivo muy claro: aprender a vivir mejor y alcanzar la felicidad, algo que todo ser humano, con independencia de quien sea o donde se halle, desde el principio de los tiempos ha buscado.

 

Fecha de actualización: 5 de Septiembre de 2016

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadística y para mejorar su navegación. Más información

Aceptar / Acceptar